I Jornada De Historia De La Educación En Chile y América

Académico IIPE expone en la XI Jornada de Historia de la Educación en Chile y América

Destacada participación tuvo el profesor Juan Pablo Conejeros, del Instituto Interdisciplinario en Pedagogía y Educación (IIPE), en la XI Jornada de Historia de la Educación en Chile y América, organizada por el Centro de Estudios y Cultura Americana (CECA) el 11 de abril en la Universidad Autónoma de Chile.

La actividad convocó a destacados investigadores en el área quienes abordaron diversos aspectos relacionados con la historia social de la educación chilena del siglo XX. A la conferencia central dictada por Doctora en Historia Lucia Liontti, de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, se suma la participación de los investigadores de la Universidad Autónoma de Chile, Jaime González Dr. en Antropología y Mg. en Historia Gerladine Sandoval y del Dr. Leandro Zamorano.

En esta oportunidad el docente de nuestra de la UCSH expuso el tema: “La enseñanza técnico profesional bajo los gobiernos radicales. Desafíos y perspectivas. Chile 1938-1952.” El trabajo presentado por el profesor Conejeros, abordó desde un estudio analítico algunas variables significativas, factores y elementos dinamizadores asociados a la gestión de los gobiernos radicales que movilizaron las transformaciones en el ámbito educativo bajo el período, en particular aquellos vinculados a la modalidad TP, que permiten finalmente identificar sus principales desafíos y perspectivas que la afectan como modalidad.

El período en cuestión —a juicio del profesor Conejeros— constituye un gran hito en el proceso de desarrollo de la ETP en el Chile del siglo XX. Los gobiernos Radicales en el marco de la gestión pública desarrollada pusieron su acento en el tema educacional, elaboraron y propusieron una narrativa proeducacional, en particular focalizada en la ETP (“gobernar es educar”), así como en el fomento de la industrialización y de la producción nacional (“gobernar es producir”) a partir de un rol activo de un Estado, eje del proyecto nacional, promotor del desarrollo.

“Si bien la educación nacional ha sido tradicionalmente sostenida tanto por el sector público como el privado, este último sector ha prestado una colaboración importante al Estado. Ella ha recibido una atención desde diferentes protagonistas. Muchos han contribuido con la tarea educacional: Gremios, clubes sociales, asociaciones de beneficencia, benefactores privados, empresarios, así como algunas instituciones religiosas como la orden jesuita y la congregación salesiana, en particular”, afirmó Conejeros en su presentación.

“Si bien es necesario reconocer que se abrió un inmenso abanico de especialidades en la EMTP (que hacia finales del siglo llegaría a cerca de 403 especialidades asociadas a cerca de 15 campos ocupacionales) esta situación actuó como un factor de reproducción de la pobreza, de la exclusión, de la discriminación social por cuanto la oferta amplia y dispersa de especialidades no tenían campo ocupacional y si los había, estaban en condiciones de precariedad, fragilidad, vulnerabilidad, sin futuro, que se daban en condiciones pre industriales”, concluyó el académico.