Extramuro UCSH 2018

Crítica comprometida con la realidad en Extramuro 2018 “Género, Contingencia y Visualidad”

Una invitación a reflexionar sobre la contingencia poniendo énfasis en aquellas problemáticas relacionadas con la identidad, los roles de género y los conflictos sociales es lo que propone Extramuro 2018: Género, Contingencia y Visualidad. Un trabajo que pone en evidencia no solo un hacer consciente sino también un pensar crítico que se compromete con la realidad.

Esta exposición surge como una forma de difundir el quehacer artístico la Escuela de Educación Artística de la UCSH a través de sus estudiantes. Iniciativa que se ha consolidado, a lo largo de estos once años, como un espacio de creación y reflexión que es reconocido y valorado por la propia comunidad universitaria.

“Género, Contingencia y Visualidad”, permite observar el grado de autonomía y reflexión artística alcanzado por los y las estudiantes Fernanda Vergara, Miguel Ceballo, Raúl Ramírez, Sofía Soto y Carlos Garrido, ante el desafío que implica el trabajo de creación.

Sus trabajos proponen preguntas en torno a temas complejos que deben ser pensados y analizados desde una mirada amplia y tolerante. En este sentido, las obras tienen la ventaja de hacer visible y palpable aquello que para muchos es invisible, desconocido e innombrado.

Fernanda Vergara con “La Materialidad de los Cuerpos Sexuados” propone desde las posibilidades que brinda el lenguaje pictórico, abordar aquellas sexualidades excluidas del canon representacional. Sexualidades que responden a una diversidad otrora invisibilizada y censurada. “Dentro de la cultura visual, siempre son los mismos modelos los que se exponen, los mismo cuerpos, como todo sacado del mismo molde. Entonces, hago un análisis de esos modelos que se utilizan en la pintura, que son los mismos de la publicidad, o sea la mujer se representa hipersexualizada o dueña de casa, y el hombre es fuerte y vigoroso; se le asocian ciertos valores y se dejan de lado las otras identidades que también existen”, destaca Vergara.

Miguel Ceballo, por su parte, con “Masculinidad Fragmentada” plantea la deconstrucción de la masculinidad y propone una lectura sobre el “ser hombre” en una sociedad regulada por un constructo binario en relación a la noción de género.

“Traté de buscar algo que pudiera trabajar desde mi posicionamiento en el mundo, entonces abordo la masculinidad desde mi homosexualidad. Esto se traduce en una performance que hago entorno a un artefacto que construyo, que es un espejo, que adelante tiene un cristal en donde coloco frases con las que yo me he visto enfrentado en mi vida hasta hoy, como los hombres no lloran, los hombres son fuertes, ese imaginario del macho. Entonces, construyo este artefacto, el estereotipo, y lo rompo. De esa forma, me libero entendiendo que ahora la masculinidad cambió, ya no es como se veía hace 50 años”, explica Ceballo.

El estudiante de primer año de Educación Artística, Raúl Ramírez, con “Vestir” elabora una pieza objetual-pictórico que reflexiona sobre la identidad de género a partir de la indumentaria. Esta propuesta nos invita a pensar sobre el rol de la heteronorma. “En un primer plano aparece un esqueleto humano sosteniendo dos cuerpos, uno femenino y uno masculino, esto representando igual la libertad de lo que uno quiere ser sin tener el miedo a lo que va a decir la gente. Y en cada cuerpo, se sostiene una prenda que está asociado socialmente a lo femenino y a lo masculino, esto queriendo representar un poco que el hecho de que usar una prenda no tiene ningún efecto más allá de ser una indumentaria, porque el cuerpo humano es más que una vestimenta”, manifiesta Ramírez.

Por su parte, Sofía Soto en “Identidades Fragmentadas”, a través de un montaje digital, reflexiona sobre la construcción de una identidad local a partir de la apropiación de modelos eurocentristas. Esta acción genera un nuevo rostro que evidencia el sincretismo y mestizaje de nuestra cultura.

Finalmente, Carlos Garrido nos propone un collage en el cual cita la pintura de Salvador Dalí, La tentación de San Antonio (1946), con el objetivo de abordar el actual conflicto mapuche. La pieza revisita la obra del artista español impregnándose de una lectura política donde las tentaciones se transforman en reivindicaciones.

“Lo que me motivó a hacer esto fue como una predicción de lo que vendría a ser el caso huracán y luego lo del comando jungla, estos dos temas me motivaron para hacer algo que se veía venir, como lo que ocurrió con el asesinato de Camilo Catrillanca. Mi propuesta es muy fácil de leer para predecir a qué vamos a llegar con el conflicto y con el medioambiente también. O sea, aparte de ser un conflicto político, un conflicto económico, también está en juego el medioambiente”, sostiene Garrido.

Con entrada liberada, Género, Contingencia y Visualidad, permanecerá en exhibición hasta el viernes 29 de marzo de 2019, de lunes a viernes de 9:00 a 19:00 horas.