Marina Alvarado

Dra. Marina Alvarado investiga los orígenes de la crónica roja en proyecto conjunto entre Chile y Francia

La doctora en literatura, Marina Alvarado, coordinadora del núcleo de prácticas lectoras y escritura académica del Centro de Estudios de Educación y Aprendizaje Basado en la Comunidad (CEEABC), desde este año forma parte de un equipo de investigación entre Chile y Francia, que tiene como propósito indagar en los orígenes del género de la crónica a partir del siglo XIX.

Este proyecto titulado CRONICA. Comparative Reportages: An Ontology of French Narrative Journalistic Influences and Dialogue in Chile and Argentina” (CRÓNICA. Reportajes comparativos: una ontología de las influencias periodísticas narrativas francesas y el diálogo en Chile y Argentina), cuenta con financiamiento ECOS (Francia) y CONICYT (Chile), es impulsado por el académico de la Universidad de Lorraine, John S. Bak, y por la investigadora de la Academia de Humanismo Cristiano, Patricia Poblete.

La académica de la Escuela de Educación en Castellano comenta que el objetivo de la investigación “es dar cuenta sobre los orígenes de la crónica, entendiendo que lo que en gran medida todo lo que se hacía en la prensa en Latinoamérica era copiado, una traducción, una traslación de lo que hacía la prensa europea y principalmente la francesa. Entonces, el propósito es justamente dar cuenta esos traspasos y puentes que se tendieron entre la prensa, específicamente la francesa y, en nuestro caso, en la prensa chilena”.

La complejidad del tema, explica la Dra. Alvarado, es determinar qué es crónica y qué no lo es, especialmente respecto a los escritos anteriores al siglo XX. “A la conclusión que hemos llegado hasta el momento es que depende sí o sí del nivel de participación que tenga el sujeto de la enunciación en lo que relata, es decir, si se involucra, si plantea lo que vio o que no vio del suceso, aunque sea un hecho muy noticioso. Esto significa que ya estamos viendo que un discurso en donde este personaje no solamente instala su opinión, sino que también instala su experiencia”, comenta la académica. “Dentro de todo lo más interesante que hasta aquí hemos podido rastrear, ha sido que una de las formas que con más ganas en Chile copiaron, trasladaron o retradujeron de la crónica francesa, fue la crónica roja”, agrega.

En particular, para la investigadora, el proyecto tiene un interés valioso porque actualmente en los colegios se sigue enseñando la crónica, al igual que todos los géneros periodísticos, como textos informativos cien por ciento objetivos, “y eso es un desastre”, declara Alvarado.

“Si nosotros como investigadores, le ponemos energía en seguir demostrando, primero que en la crónica hay un alto contenido de experiencia, se involucra el sujeto que habla y así sucesivamente, se puede, de una u otra forma, desterrar esa errada idea escolar de la supuesta objetividad. Porque es súper contraproducente que los profesores en enseñanza media jueguen un poco con los estudiantes haciéndolos comparar periódicos, desde el The Clinic, La Cuarta hasta El Mercurio, para ver las formas diferentes en que se estructura el discurso informativo. Pero que, por otro lado, te estén diciendo que la información siempre es objetiva. Entonces, no solamente no tienes un estudiante crítico que se supone es lo que buscas, sino que además tienes un estudiante que va con un concepto totalmente y absolutamente errado. Siempre hay un interés, nada es descomprometido, siempre hay un punto de hablada que va a pesar”, sostiene la académica.

El proyecto “Crónica” contempla que en septiembre o febrero de 2020, la Dra. Alvarado realice una estancia académica de un mes en Francia, para dictar clases y además continuar con el rastreo de información relevante para la investigación. En este mismo sentido, en el mes de octubre, la contraparte francesa, el Dr. John S. Bak, y su ayudante la Dra. Aleksandra Wiktorowska, vendrán de visita a Chile.