Seminario Pedagogías para la Transformación Social - UCSH

Seminario UNESCO-UCSH aborda propuestas pedagógicas para la transformación social

“Pedagogías para la transformación social: aportes desde el aprendizaje basado en la comunidad” se tituló el seminario organizado por por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) y la Universidad Católica Silva Henríquez (UCSH).

La actividad llevada a cabo el 9 de enero en el Gran Salón de la Cámara de Diputados, sede Santiago, analizó los avances, propuestas y reflexiones que emergen desde el aprendizaje basado en la comunidad, la educación no formal y la metodología del “aprendizaje-servicio”, los que integrados más allá de los espacios educativos formales se posicionan como estrategias para afrontar desafíos sociales, y para que todos y todas participen en las soluciones de los desafíos sociales, a la vez que desarrollan actitudes, capacidades y conocimientos para el bien común.

El encuentro fue organizado, además, por el Centro de Estudios en Educación y Aprendizaje Basado en la Comunidad de la UCSH, el Laboratorio de Aprendizaje Basado en la Comunidad (ABC Lab), el Instituto Interdisciplinario en Pedagogía y Educación y el Proyecto Fondecyt N° 11170623 “Aprendizaje-Servicio en la Formación Inicial Docente: El propósito estudiantil para la mejora educativa y social”.Seminario Pedagogías para la Transformación Social - UCSH

Al iniciar la jornada, el Rector de la UCSH, P. Galvarino Jofré Araya, hizo hincapié en que las organizaciones educativas contemporáneas deben propiciar experiencias de aprendizaje significativas para promover el desarrollo humano. “Discusiones como las de hoy pueden y deben impulsar, en nuestras organizaciones y colectivos, la posibilidad real de vincularnos desde lo cotidiano con los desafíos locales y globales, como la Agenda de la Educación 2030 de la UNESCO, que reconoció el año 2017, que para desarrollar una educación para el desarrollo sostenible, se deben promover pedagogías transformadoras, orientadas a la acción como el aprendizaje basado en la comunidad y el aprendizaje-servicio”, destacó Jofré.

En este sentido, la jefa de la Sección Educación 2030 OREALC/UNESCO, Cecilia Barbieri, destacó que en América Latina la educación siempre ha sido una combinación de lo que hace la escuela y lo que despliegan las comunidades en su vida diaria y que, por lo mismo, actualmente “se requiere de un sistema diversificado que integre coherentemente todos los niveles de educación con la diversidad de los espacios educativos informales y no formales existentes”. “Necesitamos que el sistema educativo se abra, que repensemos su diseño estructural desde la perspectiva del aprendizaje a lo largo y ancho de la vida”, agregó Barbieri.

La investigadora de la Universidad Provincial de Córdoba, Griselda Amuchástegui, fue la encargada de iniciar las presentaciones de la mesa “Educación no formal, aprendizaje basado en la comunidad y aprendizaje: Desafíos y oportunidades para la transformación social”, moderada por el académico del Centro de Estudios de Educación y Aprendizaje Basado en la Comunidad UCSH, Jorge Castillo.

La investigadora invitó a los asistentes a “investigar para adentro”, señalando como una de las principales dificultades de hoy en día al “patronazgo de los conocimientos” que suele pesar en los actuales profesionales de la educación. “Necesitamos revisar exhaustivamente en términos colaborativos qué estamos haciendo en los espacios educativos, sin adjetivos. Cómo estamos pensando la enseñanza, ¿la estamos pensando en discusión de un producto que va a ser evaluado por el estándar? ¿O la estamos pensando en función de un aprendizaje que al sujeto o a la persona que aprende efectivamente le impacte de manera vital?”, enfatizó Amuchástegui.

Seminario Pedagogías para la Transformación Social - UCSHPor su parte, el académico UCSH, Héctor Opazo, investigador principal del Laboratorio de Aprendizaje Basado en la Comunidad (ABC Lab), compartió su experiencia y acercamiento a esta metodología. “El Aprendizaje Basado en la Comunidad y estas prácticas vivas y transformadoras, son también puentes para superar las brechas simétricas del conocimiento, revitalizan los programas de formación nuestros y de las organizaciones, tiene beneficios reales para la comunidad y son espacios de cooperación genuina para toma de confianza entre los ciudadanos”, indicó el investigador.

“Si alguien está interesado en este tipo educación yo simplemente me atrevo a decir que, antes de trabajar con la comunidad, desde la perspectiva que usted quiera, debe ser una forma auténtica y comprometida. Tiene que ser de manera anti dogmática, tiene que haber también una evolución sistemática de lo que nosotros hacemos y superar los diferenciales semánticos, nosotros (los académicos) hablamos en códigos muy raros a veces. Se tiene que dar el espacio para que se desarrolle una sensación ciudadana; el problema se origina en la comunidad, la comunidad lo define y lo resuelve”, insistió Opazo.

En la mesa “Aportes de la educación no formal al bienestar integral y la transformación social”, el director del proyecto de la Universidad Abierta de Recoleta, Rodrigo Hurtado, presentó detalles de la Pluriuniversidad Municipal que a pocos meses de ser difundida como iniciativa, ya cuenta con más de tres mil estudiantes inscritos. Asimismo, Jorge González, coordinador del programa socioeducativo con personas privadas de libertado de la Fundación Súmate, abordó el trabajo de las habilidades emocionales que realiza esta organización con jóvenes privados de libertad en centros del Sename.

Henry Renna, asistente técnico de programa, Sección Educación 2030 de UNESCO Santiago, fue el moderador de la mesa que terminó con la presentación de Marco Fernández, subdirector de innovación y proyectos de la Corporación Municipal de Valparaíso, quien compartió el trabajo realizado en las comunidades a partir de la implementación de las Farmacias y Ópticas Populares.